Terapia para Disfagia y P.O.S.M.

Terapia para Disfagia y de Posicionamiento Oral-Sensorial-Motor (POSM)

La Terapia del Posicionamiento para el Control Sensorial-Oral—Motor: su importancia en la alimentación y producción de sonidos/habla ©

 

La Terapia del Posicionamiento para el Control Sensorial Oral-Motor puede considerarse como alternativa para el tratamiento de problemas de disfagia y/o aceptación de alimentos en infantes y niños de cualquier edad.

 

​La Terapia del Posicionamiento para el Control Oral-Motor es un tratamiento que se lleva a cabo por Terapistas Pediátricos especialistas en este tipo de intervención terapéutica.

 

El tratamiento consiste en estímulos auditivos, visuales y táctiles que facilitan la aceptación de diversas sensaciones y el movimiento de las estructuras oral motoras: la mandíbula, los labios, el paladar, la lengua y las mejillas en el proceso de comer alimentos. También incluye el control postural de cabeza/cuello, tronco, espina dorsal, pelvis y caderas en los pacientes que presenten afectaciones en el balance de su cuerpo por condiciones clínicas asociadas como lo es la Parálisis Cerebral, Síndrome de Down, Hipotonía entre otras.

 

Durante los tratamientos se incluye el uso de utensilios de acuerdo a la necesidad inmediata e individualizada del infante/niño para mejorar su aceptación sensorial de los alimentos y/o los movimientos que necesita en su mandíbula, lengua y labios para chupar, masticar, transferir y tragar los alimentos.

 

Los movimientos normales de las estructuras oral-motoras cuando el infante/niño come, son la base para desarrolle la fuerza, el control postural y la coordinación en las mismas, necesarios para poder alimentarse y poder combinar su alimentación con el tragar y el respirar.

 

El control del Mecanismo Sensorial Oral -Motor se refiere a dos áreas importantes en la aceptación y manejo de los alimentos: Oral se refiere a la boca y motora a los músculos y al movimiento, que su base son las sensaciones. “Lo que siento y cómo lo siento en sabor y textura es lo que voy a comer”.

 

Es esta coordinación entre el control sensorial-oral motor de las estructuras mencionadas y su efecto en coordinar la respiración, lo que hace posible la producción de los sonidos y que el habla y lenguaje sea una actividad clara y comprensible.

 

Hay bebés y niños que pueden presentar alteraciones en su control oral (motor) de los labios, mandíbula y músculos de la cara o en la aceptación de las diferentes sensaciones de los alimentos. Si esta es la situación con su bebé /niño es importante buscar ayuda profesional. Iniciar tratamiento es una emergencia terapéutica porque alimentarse bien en el infante y en el niño es sinónimo de estar saludable, crecer y desarrollarse adecuadamente.

 

Si el bebé/niño lo requiere, se considera el referido para descartar condiciones médicas asociadas al problema de aceptación de alimentos y tragado.

 

Reconocer e identificar los componentes normales en el área oral sensorial-motora es obligatorio para poder detectar lo que no es típico y poder diseñar el programa de intervención apropiado e individualizado para el infante/niño.

 

Identificar temprano lo que altera la aceptación adecuada de los alimentos, la producción de los sonidos y eventualmente el habla y lenguaje es detección temprana que lleva a la prevención.

 

Reconozca las señales y no dude en consultarnos.

 

Si a usted le preocupa:

 

  • La manera en que su bebé/niño acepta las texturas de los alimentos: no acepta sólidos, majados, líquidos…

 

  • Si presenta reacción de vómito a alguna de las texturas.

 

  • Si solamente come lo mismo y no desea experimentar con otros sabores, texturas y/o temperaturas de alimentos: no quiere ningún sólido, todo lo come frío o excesivamente caliente…solo come arroz, o la misma crema, o el mismo jugo…

 

  • Si se hecha mucha comida o poca en su boca y usted observa que no la mastica bien.

 

  • Si tarda mucho en comer, y deshecha comida de la que ya ha entrado a su boca frecuentemente.

 

  • Si se le sale comida o líquido de la boca.

 

​Si presenta alguna(s) de las anteriores y/u otra (s) que a usted le inquiete porque es consistente en esa conducta, no dude en consultarnos.

 

¡No hay nada que esperar¡ Recuerde que la detección temprana con Terapia Pediátrica apropiada e inmediata es prevención!

 

Por: Dra. Carmen Teresa Medina, DPT, MPT, NDT/C

© 2019 terapiapediatrica.com