16.png

Control Postural Oral - Motor

Integrando Función Motora Amplia Al Desarrollo De La Alimentación

El control postural oral motor se refiere a los movimientos y estabilidad de los músculos y estructuras del área de la boca que incluye mandíbula, labios y lengua.  Estas estructuras para funcionar efectivamente dependen del tono muscular del Infante al nacer y progresivamente cómo evoluciona éste y continúa asistiéndolo, para integrar diferentes texturas en su alimentación.

 

El tono muscular que presenta el Infante al nacer, le asiste para combinar el chupar y tragar con su respiración, de manera efectiva y funcional.  Durante esta etapa alimenticia es importante descartar limitaciones en la estructura dentro de la boca.  Una de estas puede ser el frenillo.  Cuando este se encuentra debajo de la lengua, limita su movimiento para succionar la leche; si por el contrario se encuentra en el labio superior y/o inferior, limita poder sellar o comprimir con la parte interna de los labios superior e inferior, lo cual es vital para succionar eficientemente. La entrada de leche a la boca es pobre, incompleta o casi ninguna sin este sellado labial.  

 

Ambos mecanismos, compresión con los labios y succión con la lengua, son esenciales para ingerir las onzas de leche necesarias, previniendo esfuerzo y asegurando una experiencia placentera y segura, para el infante y su mamá.  Progresar a la alimentación con semi sólidos, grumos y comida sólida y variada en texturas, es un proceso que inicia con un mecanismo apropiado y efectivo de chupar/ tragar combinado con respiración.  Igualmente, este mecanismo evoluciona con el desarrollo del control de las posturas motoras amplias del infante, cuando va logrando para sus 6 meses mayor control de su torso y caderas/ pelvis para mantenerse sentado. Cada postura del desarrollo amplio, va progresando en edad, asegurando a su vez, el control de los músculos sobre el esqueleto, para el balance y equilibrio de todo el cuerpo.  La alimentación requiere de este control postural porque el mismo facilita los progresos tanto de un área como de la otra, es decir el desarrollo motor amplio y/o de actividades del desarrollo sensorial motor refuerzan el control del mecanismo oral motor y este a su vez refuerza el desarrollo motor amplio.

 

La Dra. Medina integra su especialidad en Neurodesarrollo sensorial motor al control del mecanismo oral motor.  Correlaciona el diagnóstico de salud, las alteraciones de tono muscular y retraso en el Neurodesarrollo sensorial motor, con las dificultades en alimentación relacionadas al control motor postural.  Su intervención terapéutica está dirigida a educar a los padres a lograr el control de los movimientos y posturas de las estructuras necesarias para el manejo de alimentos, integrando todo el cuerpo y las respuestas social - emocional del infante - andarín, en el proceso de aprender para disfrutar su alimentación.

 

La prevención es posible con la detección temprana y terapia pediátrica, basada en evidencia científica y especialidad.

El trabajo en equipo, coordinado y continuo, entre profesionales de la salud y padres, es vital para lograr progresos en el menor tiempo posible en el área del Neurodesarrollo que incluye el proceso de alimentación.